Un niño escolar de una escuela de la ciudad de Hangzhou, en China, usa una ingeniosa creación: el "sombrero aislador de un metro", para mantener el distanciamiento social (foto: Radio Internacional de China en Español).

Redacción El Dossier

Ha surgido, en China, una ingeniosa idea de prevenir la propagación de la COVID-19 entre los escolares.

En un colegio de primaria de la ciudad de Hangzhou, desde el pasado 26 de abril, los estudiantes han comenzado a usar ingeniosos sombreros -con formas de hélices de helicóptero, lápices y alas de aviones o avionetas- para mantener, entre ellos, el distanciamiento social de un metro, tal como lo recomiendan los médicos para evitar el contagio de la epidemia.

Los escolares, al colocarse los sombreros aisladores que miden un metro de extensión, no podrán acercarse,  a menos de un metro de separación, ya sea dentro del aula o fuera de ella. Así lo comprueba un reportaje de la Radio Internacional de China en Español (ver el reportaje original haciendo click aquí).

 

El 26 de abril, los niños de primer a tercer grado, en Hangzhou, volvieron oficialmente a las aulas.

La escuela de primaria Yangzheng actualmente solo ha habilitado cuatro clases, todas de primer grado.

Lo que pasó es que todos los alumnos tenían que mantener una distancia segura, pero los niños de primer grado al no tener un concepto claro de lo que es un metro de separación, nació la idea del «sombrero de un metro de distancia»: combinando las medidas clave del conocimiento de prevención de la epidemia y las características de los niños.

¿Se podrá aplicar también en Perú?