Más allá de analizar los actos de corrupción que carga sobre sus espaldas el exlíder empresarial de Odebrecht, Jorge Henrique Simoes Barata, realizamos a continuación un repaso de su desconocida biografía que concluye con el reciente nacimiento de su nieto en Lima.

(Pd: Este reportaje ha tenido algunos errores puesto que fue hackeado; la información la estamos recuperando poco a poco).

Por Juan Carlos Chamorro

@juancchamorro

 

“(…) Esa suerte de pacto, entre quien corre el riesgo de decir la verdad y quien acepta escucharla, está en el centro mismo de lo que podríamos llamar juego parresiástico”. (Michel Foucault)

 

Jorge Henrique Simoes Barata acaba de debutar en el rol de abuelo. Se trata del primer vástago de su hija mayor.

El 27 de diciembre de 2017, a las 4 y 39 de la tarde, el corazón del último descendiente del exmandamás de Odebrecht comenzó a latir en nuestra capital.

El bebé, de siete meses de edad, es el primer miembro peruano de la familia de Barata puesto que él, sus padres y hermanos, sus dos hijas y la madre de ellas son brasileños.

Un 27 de diciembre, también, pero del año 1986, Barata contrajo matrimonio con su todavía esposa Jussara Borges Coni, de quien hoy estaría separado sentimentalmente.

Esto quiere decir que el 27 de diciembre significa una fecha especial para el aspirante a colaborador eficaz de la Fiscalía.

El padre del heredero de Barata es un joven empresario peruano, quien es dueño de una conocida marca de skates.

El yerno del  brasileño es hijo de dos personas respetables en el jet set social limeño: Jorge Hely Céspedes y Marilú Velarde.

El día de la boda civil de la hija mayor de Barata, realizada en la municipalidad de Surco, él no estuvo presente. Tampoco estuvo para la fecha del nacimiento de su nieto (este tema lo desarrollaremos más adelante).

Barata, por lo tanto, no ha podido conocer hasta el momento a su nieto, pues en esa fecha estaba colaborando, en Sao Paulo, con la justicia peruana. Sin embargo, Sara sí lo ha hecho. Ella estuvo en la unión civil y también en el nacimiento de su nieto.

De Bahía a Lima

Entremos un poco más a su caverna. Al igual que Marcelo Bahía Odebrecht, Jorge Henrique Simoes Barata es natural de Salvador de Bahía, una ciudad brasileña ubicada en una península del Océano Atlántico.

Nació un 5 de mayo de 1963 y es el segundo de cinco hermanos.

La diferencia entre Marcelo y Barata, sin embargo, es que Odebrecht proviene de una familia multimillonaria;  mientras que el segundo, de un clan de clase media.

Dentro de la organización Odebrecht, existen dos tradiciones que se cumplen. La primera es que las máximas cabezas que representan a esa empresa, tanto en Brasil como en los países donde abrieron sus oficinas para obtener licitaciones de obras públicas pagando sobornos, tienen que ser nacidos en Salvador de Bahía.

La siguiente es que, además, tienen que ser egresados de la estatal Universidad Federal de Bahía. ¿Por qué?

Ocurre que Salvador de Bahía tiene una figura casi antropomórfica para el grupo empresarial: en el año 1919, el patriarca de la familia, Emilio Odebrecht, fundó allí un imperio de la construcción.

El actual presidente de Odebrecht Latinvest en Perú, Mauricio Cruz, quien reemplaza a Barata en ese cargo, desde el año 2016, también vino al mundo en esa bendita ciudad situada al noreste de esa nación.

Otro común denominador entre Jorge Barata (55), Marcelo Odebrecht (50) y Mauricio Cruz (42) es que los tres siguieron la carrera de ingeniería en la Universidad Federal de Bahía, pero en periodos distintos de tiempo.

Barata estudió la especialidad de ingeniería mecánica mientras que Odebrecht y Cruz, ingeniería civil.

 

Los hermanos de Barata

La hermana mayor de la familia de Barata es Carla, quien es abogada de profesión y ha asesorado a Odebrecht.

En orden de edades, continúan Ricardo, Lilia y Paulo.

Paulo, el hermano menor, es empresario y promotor de actividades que giran en torno al respeto de los derechos de la comunidad LGTB. Así lo corroboran los links que comparte en su cuenta de Facebook.

Ricardo también es empresario al igual que Paulo y estudió psicología en el Centro Universitario de Bahía (Estacio FIB). Después de una primera experiencia matrimonial, en el año 2016 se casó por segunda vez. Es un aficionado del deporte de aventura, maneja bicicleta y practica surf.

Un hecho curioso en su vida es que sufrió de obesidad tal como lo demuestran las fotografías que él mismo comparte en sus cuentas de redes sociales.

Ese pasaje en su pasado ha quedado actualmente como una instantánea guardada en un cajón de su memoria  puesto que ahora posee una contextura atlética y tonificada.

Lilia, la otra hermana, es una mujer muy guapa y dueña de una boutique en su tierra natal Bahía. Es la persona más unida sentimentalmente a su madre.

El padre del exmandamás de la empresa Odebrecht en Perú, Raimundo Larri Galvao Barata, falleció en el año 2012, a la edad de 77 años.

El progenitor de Barata surgió dentro de una familia humilde. Durante su juventud, conoció a Lia Marback Simoes y contrajo nupcias con ella.

La dirección que aparece en su carnet de identidad pertenece al mismo departamento donde creció de pequeño junto a su familia: avenida Pablo VI 2605, apartamento 801, barrio Pituba, Salvador de Bahía.

¿Separado de Sara?

Si bien Barata permanece con el estado civil de casado en los papeles, la realidad sería otra.

Desde hace un año estaría separado sentimentalmente de Jussara Borges Coni Barata (59), quien es cinco años mayor que él y es más conocida por sus amistades como Sara.

Ella nació el 11 de julio de 1958, estudió medicina en la Universidad Federal de Bahía y también es de Salvador.

El matrimonio, celebrado el 27 de diciembre de 1986, tuvo como fruto de su amor a sus dos hijas, ambas con mayoría de edad.

El 24 de junio de 2017, Gabriela, la hija mayor de ambos se casó con Jorge Nicolás Céspedes, como mencionados en líneas anteriores.

Los estudios de Barata

Según su información personal en Linkedin, Barata se presenta como ingeniero mecánico con estudios en la Universidad Federal de Bahía entre los años 1981 y 1985.

La historia académica del exhombre fuerte de la gigante brasileña comienza en el año 1980, cuando termina sus estudios secundarios en el colegio católico Maristas.

Un año después, en 1981, ingresa a la Universidad Federal de Bahía.

Domina los idiomas portugués, español e inglés.

En su declaración a la primera comisión Lavajato, Barata asegura que trabajó durante 10 años en la filial de Odebrecht en Ecuador, es decir, entre 1986 y 1996.

Su movimiento migratorio indica que pisa por primera vez el territorio peruano el 14 de enero de 1996, procedente de Argentina. Y, ese mismo día, parte rumbo a Ecuador.

Entre los años 1997 y 2016, fue líder empresarial de dos razones sociales de la empresa brasileña: Odebrecht Perú ( 2001 – 2012) y Odebrecht Latinvest (2012 – 2016), esta última es la encargada de todas las inversiones de la firma en América Latina.

No todo es lo que parece

Algunos trabajadores de Odebrecht aseguran que Jorge Barata manejaba una bicicleta vetusta en sus ratos libres y que no llevaba una vida cargada de lujos.

Quienes lo conocen aseguran que a veces se desplazaba en ese medio de dos ruedas hasta su oficina de Odebrecht Latinvest, ubicada en el quinto piso del edificio Las Palmeras, en San Isidro.

Otras veces, lo hacía caminando o en su vehículo.

En la empresa alguna vez le preguntaron por qué no se compraba otra bicicleta, pero él solo reía y se negaba a deshacerse de ella.

Después de estar 33 años en la organización brasileña, Jorge Barata llegó a tener 13 millones de dólares en una cuenta del Banco de Crédito (BCP), según un informe de la Unidad de Investigación Financiera (UIF).

Manejaba, además, la cuenta de Odebrecht Latinvest que tenía en sus depósitos, según la UIF, 722 millones de dólares.

En nuestra capital es dueño, hasta ahora, un departamento en San Isidro, frente al Lima Golf Club, valorizado en un millón de dólares.

Las fiestas, conocidas como las feijoadas o frejoladas, siempre se realizaron en la sede de la embajada de Brasil, en Miraflores, y eran un acto benéfico organizado por la Asociación de Damas de su país para llevar ayuda a las zonas más necesitadas de nuestra capital.

Esa actividad era bien aprovechada por Barata para hacer lobby, pues era una fecha en la que acudían empresarios y políticos.

Dentro de la compañía Odebrecht, el exlíder empresarial (LE) es considerado como uno de los principales artífices de la expansión de la gigante brasileña en el exterior.

El contrato de la Interoceánica Sur -firmado el 4 de agosto de 2005 y valorizado en más de 1.200 millones de dólares, aunque al final se terminó pagando más de 4 mil millones de dólares debido a la firma de 23 adendas- fue el primer negocio de magnitud, en nuestro país, de la corrupta firma brasileña.

Ese acuerdo de negocios permitió a Odebrecht no solo adquirir su moderno edificio de San Isidro -valorizado en más de 20 millones de dólares- sino le dio el soporte económico para seguir con su imperio de expansión transnacional.

Después de colaborar con la justicia peruana (es aspirante a colaborador eficaz de la Fiscalía Anticorrupción y de Lavado de Activos), la intención de Barata es volver a vivir a lima, puesto que sus dos hijas viven aquí.

El pasado 28 de febrero, Jorge Barata, declaró al fiscal José Domingo Pérez, en Sao Paulo, que dio aportes económicos a las campañas de los políticos Alejandro Toledo, Alan García, Ollanta Humala, Pedro Pablo Kuczynski, Susana Villarán y Keiko Fujimori.

También ha confirmado que ha entregado una coima de 20 millones de dólares a Toledo para obtener la carretera Interoceánica.

Retornar a Lima, conocer a su nieto, reencontrarse con su hija e instalarse en su departamento en San Isidro, que sigue a su nombre y al de su todavía esposa Jussara Coni Borges, son algunos planes a corto plazo que tendría Barata. ¿Lo conseguirá?