El siete veces alcalde de Chosica, Luis Bueno, postula esta vez a la municipalidad de Chaclacayo. Ha creado una crocante fórmula para sacarle la vuelta a la ley N°30305.
137

Ha sido siete veces alcalde electo de Chosica y lleva entornillado 26 años en el sillón municipal. La ineficiencia de los planes de prevención de desastres en la época de lluvias, en Chosica, es la mejor carta de presentación de Luis Fernando Bueno Quino (58).

Cuando llueve fuerte, los chosicanos se persignan por temor a la llegada de un huayco. La avalancha de rocas y lodo sigue pasando por las calles de sus casas y, después de casi treinta años de haber estado pegado con cemento en el poder, Bueno no ha podido asegurar a la población de su distrito una mejor calidad de vida.

Más allá de todo ello, cuando una gran parte de peruanos pensaba que la ley N° 30305 era cla-ra y pro-hi-bía que los alcaldes y los presidentes regionales puedan reelegirse y estaban obligados a descansar en el cementerio de los elefantes, en las próximas elecciones, ha aparecido un nuevo argumento de interpretación de dicha ley que ha conseguido que el Jurado Electoral Especial (JEE) de Lima Este haya admitido, por el momento, la postulación de este dinosaurio político a la alcaldía de Chaclacayo.

La fórmula crispy

La explicación de los abogados de Bueno es que la ley solo prohíbe la reelección de las autoridades al mismo cargo por el que fueron electos, pero no restringe postular a otro cargo.

Este mismo artilugio legal ha sido utilizado por el hasta hace poco alcalde de Villa El Salvador, Guido Iñigo Peralta, quien intenta esta vez convertirse en el nuevo alcalde de Villa María del Triunfo. Es decir, se ha mudado de distrito para sacarle la vuelta a la ley.

Se trata de una receta de cocina fina, elaborada con delicadeza, como cuando se preparan las jugosas alitas crispy.

Con esta crocante fórmula, Luis Bueno -electo tres veces por Acción Popular (1993-1995, 1996-1998 y 1999-2001), una por Somos Perú (2003-2006), dos por Unidad Nacional y una por Solidaridad Nacional (2007-2017)-  también puede poner su franquicia de cocina legal: está dando la ruta de cómo interpretar, por conveniencia, la ley N° 30305.

Ocurre que esa ley supuestamente colocaba una muralla china a la reelección inmediata de alcaldes, pero no impediría que un alcalde o un presidente regional pueda postular nuevamente al sillón municipal de otra ciudad y/o distrito ni al cargo de otra presidencia regional. Increíble, pero cierto.

El Jurado Nacional de Elecciones (JNE) informó, a inicios de julio, los casos en los que se debe aplicar la prohibición de reelección inmediata de alcaldes, gobernadores y vicegobernadores.

¿Está prohibido?

Los criterios que presentamos a continuación son establecidos en la resolución que confirma la improcedencia de la candidatura a la reelección del actual alcalde de Purús (Ucayali), Domingo Ríos Lozano, en aplicación de los artículos 191 y 194 de la Constitución.

No pueden postular: (1) los alcaldes que fueron elegidos en los comicios municipales de 2014 y en las Elecciones Municipales Complementarias de 2015; (2) los burgomaestres que fueron elegidos en las Elecciones Municipales de 2015 y de 2017 (marzo y diciembre), realizadas como producto de la creación de nuevos distritos; (3) los alcaldes elegidos en los citados procesos electorales que fueron vacados, revocados y suspendidos del cargo por inhabilitación judicial, mandato de detención o falta grave, además de los alcaldes elegidos en el referido período que no juramentaron al cargo.

Completa la lista : (4) los gobernadores elegidos en los comicios regionales de 2014 y quienes fueron vacados del cargo, así como los que fueron suspendidos por inhabilitación judicial, mandato de detención o falta grave, o quienes no asumieron ni juramentaron en el cargo.

El pleno del JNE precisa además que no está prohibido que postulen los regidores aun cuando hayan asumido el cargo de alcalde como consecuencia de la vacancia, revocatoria, suspensión, inhabilitación judicial, fallecimiento o falta de juramento del titular; en razón de que no postularon ni fueron elegidos para el cargo de alcalde.

Esta ley no alcanza tampoco al vicegobernador ni al consejero que asumió la gobernación por los mismos hechos.

¿Cómo acabará esta historia con sabor a pollo broaster?

Compartir