(Imagen tomada de la Revista El Malpensante)
123

Este es el discurso pronunciado por el polémico inversionista y especulador financiero, George Soros, en Davos, Suiza, el 25 de enero de 2018, en el marco del Foro Económico Mundial.

Por George Soros (Traducción de Esperanza Meléndez Escobar/Revista El Malpensante)

¿Van las plataformas tecnológicas en detrimento de la autonomía e, incluso, de la interacción social? ¿Se debe renunciar a la idea de Unión Europea? El empedernido liberal fundador de la Open Society se refiere a estos y otros asuntos, señalando de paso la falsedad de ciertas herramientas al servicio de la democracia y las estrategias para protegernos de ellas.

Buenas noches.

Ya se ha vuelto para mí una tradición ofrecer todos los años en Davos un panorama general del estado actual del mundo. Planeaba hacer una presentación de media hora, dejando otra media hora para sus preguntas, pero mi discurso terminó siendo de casi una hora. Esto se lo atribuyo a la gravedad de los problemas que nos afligen hoy. Cuando termine, abriré un espacio para sus comentarios y preguntas. Váyanse preparando.

Atravesamos un momento histórico más bien doloroso. Las sociedades abiertas están en crisis y nuevas formas de dictadura y de Estados mafiosos, como por ejemplo la Rusia de Putin, van en aumento. En Estados Unidos, el presidente Trump bien quisiera establecer un Estado mafioso, pero no puede hacerlo porque la Constitución, otras instituciones y una sociedad civil dinámica no lo permitirían.

Nos guste o no, mis fundaciones, la mayoría de nuestros beneficiarios y yo mismo estamos librando una ardua batalla para proteger los logros democráticos del pasado. Mis fundaciones solían concentrar su ayuda en los llamados países en vías de desarrollo. Ahora que la sociedad abierta también está en peligro en Estados Unidos y en Europa, más de la mitad de nuestro presupuesto se invierte más cerca de casa, puesto que el mundo entero recibe el impacto negativo de lo que está sucediendo aquí.

Proteger los logros democráticos del pasado, sin embargo, no es suficiente; también debemos salvaguardar los valores de la sociedad abierta para que puedan resistir mejor futuras arremetidas. La sociedad abierta siempre tendrá enemigos y cada generación debe reafirmar su compromiso con ella para poder sobrevivir.

La mejor defensa es un contraataque fundamentado. Los enemigos de la sociedad abierta se sienten victoriosos y eso los ha inducido a llevar muy lejos sus esfuerzos represivos, con lo cual han generado resentimiento y han ofrecido oportunidades para la réplica. Es lo que está sucediendo hoy en día en lugares como Hungría.

Yo solía definir el objetivo de mis fundaciones como “defender a las sociedades abiertas de sus enemigos, haciendo responsables a los gobiernos y fomentando un modo de pensamiento crítico”. Pero la situación se ha ido deteriorando. No…

Publicación original:

https://www.elmalpensante.com/articulo/3950/el_momento_actual_en_la_historia

Compartir